Modificaciones en el régimen de Zonas Francas

El Proyecto de Ley enviado al Parlamento modifica el régimen vigente de la Ley 15.921.

El Poder Ejecutivo presentó al Parlamento un proyecto de Ley estableciendo modificaciones a la Ley de Zonas Francas, número 15.921 del 17 de diciembre de 1987, que en adelante pasarían a llamarse Zonas Económicas Especiales.

De la exposición de motivos surge la necesidad de ajustar el régimen vigente de Zonas Francas, luego de más de 25 años de su entrada en vigencia, en línea con su actualización y especialización en términos de los objetivos priorizados y por otro lado, ampliar el régimen de modo de permitir el desarrollo de actividades de interés para el país, cuya realización en el esquema actual no es posible.

Los principales cambios que propone el proyecto son los siguientes:

Cambio en las denominaciones del régimen:

Las Zonas Francas pasarían a llamarse Zonas Económicas Especiales; asimismo, los “explotadores” del régimen actual pasarían a denominarse “desarrolladores” en el régimen propuesto y el Área Zonas Francas de la Dirección General de Comercio pasaría a denominarse Área Zonas Económicas Especiales.

Control Aduanero:

En las Zonas Económicas Especiales será de aplicación la legislación sobre fiscalización y control aduaneros ejercidos por la Dirección Nacional de Aduanas, por lo que la Dirección Nacional de Aduanas controlará la entrada, permanencia y salida de mercaderías de las zonas, y podrá contar con instalaciones dentro de las mismas para el ejercicio de sus funciones de control.

Zonas temáticas de Servicios:

Se prevé la creación de zonas temáticas de servicios cuyo objeto será la realización de actividades correspondientes a una clase específica de servicios, cuyo desarrollo será autorizado únicamente si las mismas se localizan fuera del área Metropolitana.

A los efectos de lo dispuesto en este proyecto de Ley se define como Área Metropolitana, el área geográfica comprendida en un radio de 40 kilómetros del centro de Montevideo.

Según el proyecto, el Poder Ejecutivo podrá autorizar la explotación de estas zonas para los siguientes servicios y actividades complementarias: atención a la salud; esparcimiento y entretenimiento; y audiovisuales.

Actividades industriales:

Se prevé también promover el desarrollo de nuevas zonas que incluyan en su objeto actividades industriales, únicamente a proyectos que se localicen fuera del área Metropolitana y que cumplan con alguna de éstas características:

–          Que consistan en inversiones de gran significación económica.

–          Que consistan en inversiones de al menos una determinada significación económica (inferior a la anterior) y tengan por objeto realizar en el país procesos de alto contenido tecnológico, que contribuyan al desarrollo nacional en términos de la política de ciencias, tecnología e innovación.

Personal de las ZEE:

Actualmente, en el régimen de la Ley 15.921 los usuarios de las zonas francas deben emplear un mínimo de 75% de personal constituido por ciudadanos uruguayos, naturales o legales, a fin de poder mantener su calidad de tales y las exoneraciones tributarias, franquicias, beneficios y derechos que esta ley les acuerda.

En el régimen que se proyecta, se mantiene el porcentaje mínimo del 75% para las actividades industriales y comerciales, y se reduce a un 50% para las actividades de servicios. El Poder Ejecutivo puede reducir este porcentaje transitoriamente y de manera fundada, atendiendo a situaciones específicas tales como las características especiales de la actividad a realizar, situaciones de inicio o ampliación de actividades, o razones de interés general. No obstante, el Poder Ejecutivo podrá requerir a los usuarios la implementación de planes de capacitación de trabajadores, con el objeto de alcanzar el porcentaje mínimo respectivo.

Precios de Transferencia:

Los usuarios de las Zonas Económicas Especiales quedarán sometidos al régimen de Precios de Transferencia. Cuando los precios pactados con contribuyentes del IRAE localizados fuera de la zona, difieran de los que se hubieran pactado de acuerdo con las prácticas normales del mercado en aplicación del mencionado régimen, dicha diferencia podrá imputarse al usuario como renta gravada, no operando la exoneración impositiva establecida en el actual régimen.

Transición al nuevo régimen:

A los efectos de que la implementación del nuevo régimen no signifique un menoscabo en los derechos de los actuales usuarios, se mantienen los beneficios y derechos vigentes. Por lo tanto, todos los usuarios del actual régimen de Zonas Francas se consideran usuarios de Zonas Económicas Especiales, y se mantendrán sus beneficios, exoneraciones tributarias y derechos en los términos acordados en el marco del régimen vigente, durante la vigencia de los contratos respectivos. Esta vigencia de los contratos incluye a sus eventuales prórrogas dentro del actual plazo de la autorización de explotación de la zona franca correspondiente.

Los explotadores del actual régimen de Zonas Francas se considerarán desarrolladores de Zonas Económicas Especiales, sin perjuicio del mantenimiento de los términos dispuestos en la autorización de explotación otorgada con anterioridad a la vigencia de la Ley que se está presentando, durante el plazo de dicha autorización. Las eventuales prórrogas de autorizaciones de explotación que puedan otorgarse en el futuro, se regularán íntegramente por las disposiciones del nuevo régimen.

Las limitaciones a la realización de nuevas actividades industriales en las zonas que ya existen no serán de aplicación durante el plazo de la autorización de explotación otorgada con anterioridad a la vigencia de la Ley que se está presentando.