Abusos en las redes sociales: como denunciarlos

 

Como usuarios de Facebook, Twitter, Instagram y de las redes sociales en general, siempre tenemos la sensación de inseguridad en relación a nuestros datos personales y demás.

Son tantos los casos de abusos registrados a nivel mundial que cada vez son más las normativas que buscan limitar los ilícitos informáticos. Tales son los casos ocurridos en nuestro país en los últimos meses, en los cuales los delitos informáticos, más precisamente los delitos de extorsión, han subido considerablemente, siendo Facebook una herramienta que utilizan los hackers para ingresar a los datos de la cuenta bancaria de las personas y de esta marera acceder a su información y vaciar sus cuentas.

Hay que entender que varias leyes han calificado como delitos a las conductas abusivas en las redes sociales, como puede ser la difamación, la extorsión, los perjuicios al buen nombre o la imagen de las personas, la divulgación de fotografías o documentos reservados o privados, el plagio, la suplantación de identidad, el acoso, la discriminación, las estafas. Delitos que se cometen utilizando o valiéndose de las redes sociales y de la exposición en Internet.

La limitación a una sanción penal de estas conductas no es lo único. Porque también existen repercusiones en la responsabilidad civil de quienes afectaron al damnificado, que los obligará a pagar los daños y los perjuicios que haya causado.

Ahora bien, la pregunta es, ¿Qué debemos hacer si me insultan o amenazan por las redes sociales, si roban mis datos personales sin mi consentimiento, si adulteran imágenes o datos,  etc.?

En nuestro país existen medidas para evitar dichos ilícitos informáticos, pero no siempre es suficiente, ya que los usuarios no toman las cautelas necesarias.

Debido a todo lo anterior, nos parece importante dar algunas herramientas básicas que permitan conocer las distintas vías que hay para defenderse contra los abusos y los perjuicios a través de las redes sociales.

 

La primera acción ineludible es denunciarlo ante los administradores de la red social.

Cuando nos encontramos frente a un abuso, en primer lugar, lo que se debe hacer en es denunciar el hecho,  poniéndolo en conocimiento de los administradores de la red social en cuestión. Todas tienen políticas para prevenir y sancionar los abusos de los usuarios, y habilitan medios electrónicos para reportar los casos directamente a personas o equipos que se dedican a esas actividades.

Por ejemplo, Twitter establece las siguientes conductas abusivas objeto de posible denuncia:

 Texto Ofensivo, irrespetuoso o en desacuerdo con mi opinión

 Acoso

 Amenazas violentas específicas relacionadas con el bienestar o la seguridad física

 Información o foto privada expuesta

 Un usuario de Twitter está publicando spam

En este caso, hay que reportar la situación al administrador por medio de la web del propio servicio (https://support.twitter.com/forms/abusiveuser).

Sin embargo este no es un paso sencillo, ya que muchas de estas denuncias nunca son tenidas en cuenta por los administradores, cuya sedes se encuentran muchas veces de manera remota o lejana, o en otros idiomas, o con tiempos de respuesta que  pueden hacer inútil cualquier esfuerzo que requiera inmediata solución.

 

Presentar la denuncia ante las autoridades policiales.

En nuestro país se han creado departamentos específicos dedicados a la investigación de los delitos cometidos en las redes sociales, tal como la Dirección General de Crimen Organizado e INTERPOL. Es conveniente solicitar que los mismos intervengan, para hacer más eficaz nuestra denuncia.

Los mismos, se dedican a investigar, prevenir, controlar y reprimir los ilícitos informáticos, ya sea en Facebook, Twitter o cualquier otra red social. Se encargan a su vez, de llevar un registro de todas aquellas personas que cometen ilícitos de esta índole.

Aunque es posible formular denuncias por medios electrónicos, incluso de manera anónima, la gestión directa resultará esencial en la mejor resolución del caso, especialmente por detalles o elementos que solo el afectado conoce o puede aportar.

 

Intervención de la justicia por denuncia del damnificado

Los afectados por el abuso o uso indebido de la red social pueden interponer la denuncia directamente ante el Poder Judicial. Se debe describir el hecho de la forma más  minuciosamente posible y hay que acompañar los documentos o pruebas que se tengan de la manera que no se puedan eliminar o alterar.

Para evitar que el delincuente borre o destruya pruebas hay que preservarlas con intervención profesional.

La celeridad y prontitud de las presentaciones que deben hacerse ante el juzgado son fundamentales para evitar que el daño se siga expandiendo y se transforme en una situación de mayor dificultad, como por ejemplo que circule por Internet, otras redes sociales o incluso que se hagan públicas fuera de ese ámbito (ejemplo, grabaciones, fotos, etc.).

 

Contactar con un asesor experto en redes sociales

El abuso que causa daño a la víctima debe estar enmarcado en el conocimiento exacto de los derechos que tiene a su disposición. Es preciso que haya un asesoramiento especializado y eficaz que conjugue la celeridad y las pruebas que se solicitan en estos casos.

Para que se configure, se pruebe y la justicia actúe debe tenerse claro el marco legal que existe en nuestro país a tales  efectos, como es por ejemplo la ley 18.331 que hace referencia a la protección de datos personales y la acción de “habeas data”.

Por otro lado, el asesor le podrá auxiliar y orientar en las acciones inmediatas y en las pruebas adecuadas.

Es de suma importancia que el abogado tenga conocimiento del tema, porque de otra forma no reunirá la información suficiente para hacer eficaz la denuncia sobre el hecho ocurrido.