Aspectos legales y oportunidades de negocio en Uruguay: La inversión extranjera

Uruguay se ha transformado con el correr de los años en un destino cada vez más frecuente de inversiones extranjeras que buscan invertir y desarrollar sus negocios en el país y especialmente en la región. El objetivo de esta nota es intentar aproximar al lector a los aspectos más sobresalientes y las políticas estatales de apertura interna y externa que han llevado a los inversionistas a elegir a Uruguay como destino principal para dirigir sus intereses regionales y locales.

 Inversión extranjera en Uruguay

Inversión, es un término que ha acompañado el progreso del país en los últimos años y ha llevado a que se desarrolle de forma significativa la inversión extranjera en el Uruguay en rubros comerciales de los más variados como el industrial, automotriz, turístico, construcción, forestal, ganadero o agrícola.

Dichas inversiones provienen dela propia región y de mercados de todo el mundo como el asiático, estadounidense y europeo. El aumento de la inversión no ha sido casualidad sino causalidad y la razón fundamental ha sido la sucesión de políticas y legislaciones cuyo principal objetivo han sido desde hace años “posicionar” a Uruguay como destino serio, seguro y confiable para la inversión local y regional.

En la actualidad los principales inversores provienen de la región, de Estados Unidos, España, China y algunos otros europeos.

Desde esa perspectiva, y en particular para los capitales españoles que son la segunda fuerza en Latinoamérica detrás de Estados Unidos, las oportunidades son muy significativas para potenciar la internacionalización de empresas medianas y pequeñas, así como la expansión de las grandes corporaciones españolas en proyectos de importancia. Un informe de la IE Business School titulado “Panorama de la inversión española en Latinoamérica 2014” no se identifican riesgos o amenazas para que ésta desembarque en Uruguay frente al resto de los países o regiones (inseguridad jurídica, problemas macroeconómicos, debilidades institucionales, falta de infraestructuras, tipo de cambio, etc).

Para estos inversores, entonces, Uruguay ofrece el entorno de negocios más abierto de la región:

  • La inversión extranjera recibe por ley el mismo trato que la inversión nacional y Uruguay tiene vigentes acuerdos de promoción y protección de inversiones con 27 países, incluyendo entre otros a Italia, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia y Reino Unido.
  • El Estado garantiza con su responsabilidad que las inversiones realizadas al amparo de las normas vigentes de fomento y promoción de las inversiones, no serán ilegítimamente expropiadas ni limitadas o afectadas
  • No hay restricciones en cuanto a la repatriación de capitales, transferencia de ganancias, dividendos e intereses.
  • Los inversores extranjeros no requieren permisos o autorizaciones previas. Las compañías locales pueden ser de propiedad extranjera en un 100%.
  • El mercado de cambios es libre; no hay limitaciones para comprar o vender divisas, ni para su remesa al exterior o repatriación; las inversiones pueden realizarse en cualquier moneda.
  • No existen restricciones para emplear personal extranjero, en materia de trabajo subordinado, técnico, de dirección o gerenciamiento (salvo para empresas localizadas en las Zonas Francas, donde se exige un mínimo de 75% de personal local).
  • Existen recursos humanos locales calificados y disponibles, con ventajas en la formación y capacitación en toda la región. Uruguay fue el primer país del mundo en entregar gratuitamente computadoras a todos los alumnos e instituciones educativas públicas en todo el país (Plan Ceibal). La educación terciara es gratuita y universal, de primer nivel y un gran porcentaje de la población tiene estudios en idiomas como inglés y portugués y en menor escala en francés, alemán e italiano.
  • La obtención del permiso de residencia es accesible para cualquier persona que haya entrado legalmente al país, con lo que puede comenzar a trabajar rápidamente, incluso mientras se procesa la solicitud. Los ciudadanos de la mayoría de los países occidentales no requieren visa para entrar al país.

Las bases que han cimentado la acumulación de inversiones en los últimos diez años fueron principalmente las siguientes:

  • Estabilidad política y social: diferentes estudios e índices publicados en los últimos años han señalado a Uruguay como un referente en la región y a nivel mundial en lo que respecta al desarrollo y la defensa de las instituciones democráticas, la baja corrupción, la estabilidad política- jurídica, el nivel de paz, la libertad de prensa y el índice de desarrollo humano.Uruguay fue uno de los fundadores junto a Brasil, Argentina y Paraguay del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) en el año 1991. Hoy día el mismo también está conformado por Venezuelay tiene como estados asociados a Bolivia, Colombia, Chile, Perú y Ecuador. El MERCOSUR es una Unión Aduanera cuya meta es transformarse en un Mercado Común y finalmente en una Unión Económica. Uruguay no fue solo uno de los principales impulsores sino que también ha sido uno de sus más fervientes defensores, e incluso se encuentra la sede del Mercosur en Montevideo. Ha sido a partir dela creación delMECOSUR que Uruguay ha buscado la apertura del mismo entre sus propios miembros y hacia otros bloques y países extranjeros. A la fecha ha suscrito acuerdos comerciales con varios países latinoamericanos y con varios países fuera de la región como Egipto, Palestina, Israel, Rusia, USA. etc. Dispone de un acuerdo específico de comercio con Estados Unidos (TIFA), un Tratado de Libre Comercio en el año 2006 con México y se está negociando en la actualidad un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el MERCOSUR.
  • Acceso a mercados potentes de la regióny a otros principales en el mundo, por medio de acuerdos comerciales que facilitan el comercio:Uruguay fue uno de los fundadores junto a Brasil, Argentina y Paraguay del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) en el año 1991. Hoy día el mismo también está conformado por Venezuelay tiene como estados asociados a Bolivia, Colombia, Chile, Perú y Ecuador. El MERCOSUR es una Unión Aduanera cuya meta es transformarse en un Mercado Común y finalmente en una Unión Económica. Uruguay no fue solo uno de los principales impulsores sino que también ha sido uno de sus más fervientes defensores, e incluso se encuentra la sede del Mercosur en Montevideo. Ha sido a partir dela creación delMECOSUR que Uruguay ha buscado la apertura del mismo entre sus propios miembros y hacia otros bloques y países extranjeros. A la fecha ha suscrito acuerdos comerciales con varios países latinoamericanos y con varios países fuera de la región como Egipto, Palestina, Israel, Rusia, USA. etc. Dispone de un acuerdo específico de comercio con Estados Unidos (TIFA), un Tratado de Libre Comercio en el año 2006 con México y se está negociando en la actualidad un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el MERCOSUR. Es importante destacar que Uruguay ha ampliado su mercado hacia países fuera como Japón, USA, Rusia, China o la propia Unión Europea entre otros con quienes ha firmado diversos tratados internacionales. El objetivo principal es afianzar sus relaciones comerciales atrayendo inversiones además de diversificar el destino de sus exportaciones. A modo de ejemplo podemos mencionar que los Estados han creado el mecanismo de los Tratados de Protección y Promoción de Inversiones (TPPI) que son acuerdos internacionales cuya finalidad es proteger las inversiones nacionales de cada uno de los Estados firmantes en el territorio del otro y regular los procedimientos por los que deberán transitar las reclamaciones por violación de derechos y beneficios de las inversiones. De este modo Uruguay ha celebrado este tipo de tratados de promoción y protección recíproca de inversiones con países de los más variados como Armenia (2008), Australia (2002), Canadá (1999), Chile (1998), China (1997), Estados unidos (2006), Francia (1997), Israel (2004), Italia (1997), Finlandia (2004). También se han suscrito tratados para prevenir la doble imposición y para el intercambio de información fiscal con países como España, Alemania, Argentina, etc. Uruguay cumple con los estándares de la OCDE en esta materia.
  • Moderna legislación impositiva y otros aspectos relevantes para los inversores: En Uruguay se ha logrado en los últimos años dar preferencia a la inversión extranjera y por ende se ha tratado de acompasar su realidad a la de inversionistas que vienen de diversas partes del mundo y que buscan alcanzar de manera eficiente, rápida y efectiva sus objetivos planteados. En virtud de ello se han desarrollado y actualizado los aspectos impositivos de las inversiones desde el año 2007, cuando se pone en vigencia un sistema impositivo único en todo el territorio que permite unificar y centralizar de forma eficiente todo lo referido a los distintos tributos, su regulación y pagos. Las principales características, que son importantes para las inversiones, radican en que es un sistema de fiscalidad territorial, por lo que se grava con impuestos solo aquella renta obtenida de fuente nacional o radicada en territorio nacional, y que no hay ninguna discriminación o restricción impositiva para que los capitales extranjeros se instalen y ejerzan actividades en el país o para el exterior. Si las rentas son producto de actividades empresariales de cualquier clase, se grava a una tasa del 25% sobre la renta fiscal, y si dichas actividades responden exclusivamente a rentas de capital obtenida por inversores individuales, la tasa es del 12% sobre las mismas. Cualquier actividad efectuada por un no residente en el territorio del país, quedará gravado al 12% de la renta obtenida.

Algunos comentarios sobre el marco regulatorio de las inversiones

Uruguay se ha distinguido por mantener una política de apertura a la inversión extranjera y al capital proveniente del exterior entre otras razones por los motivos desarrollados a lo largo del presente artículo. Uruguay ha sido un país que tradicionalmente no distingue entre inversionistas extranjeros y nacionales ya que los considera y trata como iguales y están regulados por un mismo régimen de conformidad a lo establecido en la Constitución en su artículo 8 en el cual se reconoce y exige la protección de los derechos de los empresarios, inversores y empresas (propiedades, trabajo, libertades, etc.). 

A continuación enumeraremos algunas de las más significativas leyes y decretos aprobados que reafirman lo desarrollado previamente:

  • Ley de Protección y Promoción de Inversiones Nacionales y Extranjeras (Ley 16.906)

En la misma se declaró de interés nacional la promoción y protección de las inversiones y a su vez su artículo 2 establece “El régimen de admisión y tratamiento de las inversiones realizadas por inversores extranjeros será el mismo que el que se concede a inversores nacionales”. Esta ley denota la importancia que representan las inversiones para nuestro país y a su vez permite ofrecer un sistema de estimulo y protección a los inversores. Esta normativa muestra un papel protagónico del Estado en no solo proteger los derechos de los inversores sino también promover la llegada de los mismos a Uruguay.

La Ley de Inversiones establece un doble sistema de incentivos, que podemos diferenciar en generales y específicos.

  1. Los beneficios generales son aquellos que alcanzan a todos los inversores cuya rama de actividad fue incluida expresamente en la ley y se clasifican en:
    • Exoneraciones otorgadas por la propia ley, son aquellas concedidas por la propia Ley, operan de forma general y automática o sea sin necesidad de que ninguna autoridad se pronuncie al respecto y tiene por beneficiarios a quienes siendo contribuyentes del IRAE (Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas) o del IMEBA (Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios) realicen actividades industriales o agropecuarias.
    • Exoneraciones concedidas por Decreto en aplicación de la ley, son aquellas que para su otorgamiento requieren del pronunciamiento expreso del Poder Ejecutivo quien deberá conceder dicho beneficio.
  1. Los beneficios específicos son exoneraciones de impuestos cuya concesión debe ser efectuada por el Poder Ejecutivo, es decir en este caso no se está concediendo una exoneración genérica o sea a un sector del mercado como en la anterior, sino que se concede a inversores puntuales que pretendan ejecutar un proyecto especifico en nuestro país o sobre una actividad sectorial que tenga interés nacional. Para obtener este tipo de beneficios el inversor diseña un proyecto y lo presenta ante el Estado solicitando la exoneración tributaria. Si cumple con los requisitos tras el análisis de una comisión especializada la misma recomendará al Poder Ejecutivo conceder la mencionada exoneración y será éste quien decidirá sobre la misma.

La ley autoriza la suscripción de contratos de radicación de inversiones de gran porte, entre el Estado y los inversores, como ha ocurrido con empresas forestales, agroindustriales, mineras, etc.

En relación a la Ley de Inversiones la misma prevé un mecanismo de solución de controversias beneficiosa y moderna para el inversor puesto que le permite al mismo (y al Estado) iniciar acciones tanto ante el tribunal jurisdiccional competente como ante órganos arbitrales. Esto supone una reducción de los plazos y someter conflictos al conocimiento de peritos y especialistas en la materia.

Complementando lo establecido en la Ley de Inversiones, se aprobó el decreto reglamentario 455/007 en donde se determinó que “el crecimiento de la inversión constituye la piedra angular para consolidar el proceso de desarrollo del sistema productivo”. A fin de cumplir con este propósito, se establecen como principales cometidos, el adoptar las medidas necesarias para estimular la inversión mediante el mejoramiento de aspectos institucionales y de atención al inversor y establecer un sistema de exoneraciones como las que mencionáramos previamente. Posteriormente en el año 2012 se aprobó el decreto 2/2012 que busco optimizar y modificar la evaluación de los proyectos de inversión eliminando por ejemplo indicadores de difícil control y redefiniendo los indicadores de descentralización y fomentando entre otros lo pertinente a la instalación de los parques industriales. En resumen se busco introducir criterios de mayor calidad y facilidad para la inversión extranjera, entre los que se destaca la llamada “ventanilla única” del inversor.

  • Ley de Regulación de la Actividad de las Zonas Francas (Ley 15.921)

Otra ley fundamental y que ha fomentado la inversión extranjera en Uruguay fue aprobada el 17 de diciembre de 1987 y refiere a las Zonas Francas.Actualmente existen Zonas Francas en diversas partes de nuestro país destacándose las zonas francas industriales, logísticas y de servicios como por ejemplo Zonamérica, WorldTrade Center Free Zone y Aguada Park en Montevideo; Zona Franca de Colonia y Punta Pereira, Parque de las Ciencias en Canelones, Zona Franca de Río Negro, etc.

Las empresas usuarias de las mencionadas Zonas Francas pueden desarrollar todo tipo de actividades industriales, comerciales y de servicios como por ejemplo:

  1. Comercialización, depósito, almacenamiento, elección, clasificación armado y desarmado de bienes, productos y mercaderías.
  2. Instalación y funcionamiento de establecimientos fabriles
  3. Gestión y suministro de información financiera, servicios de asesoría, consultoría profesionales así como otros servicios empresariales y prestación de servicios dentro de zona franca como hacia el exterior del país.
  4. Servicios de telecomunicaciones internacionales y call-centers.

En lo relativo a los beneficios tributarios para dichos usuarios debemos mencionar que los mismos están exentos de todo tributo nacional con excepción de las contribuciones especiales de seguridad social (para el personal uruguayo) y las prestaciones de carácter pecuniario establecido a favor de personas de Derecho Público no estatales de seguridad social. Por otra parte debemos destacar que los bienes, servicios, mercancías y materias primas, sin importar su origen, que sean introducidos en las zonas francas estarán exentos de todo tributo o cualquier otro instrumento de efecto equivalente sobre la importación, aún de aquellos que por ley requieran una exoneración especifica.Sin perjuicio de ello al momento de introducir las mismas desde las zonas francas a territorio nacional no franco se considerarán importaciones a todos sus efectos y deberán abonar los tributos correspondientes.

  • Ley de Participación Público Privada (Ley 18.786)

Se aprobó el 19 de julio de 2011 la mencionada ley que busca incentivar y reglamentar las obras de infraestructura pública con la gestión, aportes y financiación de origen privado. Allí participa la Administración Pública como contratante y el sector privado como contratista. A este último se le encomendará por un plazo determinado la construcción, financiación y operación de una infraestructura determinada que se encuentren contempladas en la ley (viales, portuarias, energéticas, aeroportuarias, colonización de tierras y de infraestructura social), con distintas modalidades, transferencia de riesgos y garantías para los inversores.A través de la misma los inversionistas extranjeros podrán desarrollar proyectos de forma conjunta al Estado uruguayo.

Oportunidades de inversiones en Uruguay

  1. Proyectos Públicos Privados (PPP)

A continuación se repasan los proyectos que el Gobierno ha marcado como prioridad para su implementación, especialmente por medio de las PPP.

INFRAESTRUCTURA DE TRANSPORTE

  • RED VIAL: En materia de infraestructura vial, se manejan proyectos de remodelación y mejora de carreteras por un valor del entorno de los 600 millones de dólares.
  • RED FERROVIARIA: Se estima en alrededor de 1.000 millones de dólares la inversión necesaria para la construcción, rehabilitación, renovación y mantenimiento de infraestructura ferroviaria, para dotar al transporte ferroviario de condiciones de circulación comercialmente adecuadas y seguras para el transporte de la producción actual y esperada.
  • PUERTO DE AGUAS PROFUNDAS EN EL OCÉANO ATLÁNTICO: Se prevé la construcción de un puerto de aguas profundas en el departamento de Rocha, que plantea abarcar más de 300 hectáreas sobre el océano Atlántico.

El nuevo puerto tendrá una profundidad mínima de 20 metros a los efectos de poder recibir la nueva generación de buques de gran porte, como los post Panamax, y así operar como “puerto Hub”. La inversión se estima en los 3.500 millones de dólares.

INFRAESTRUCTURA PRODUCTIVA

  • ENERGÍA: En el marco de la Política Energética 2005-2030 definida por el gobierno y consensuada en la Comisión conformada a tal efecto por integrantes de todos los partidos políticos, la empresa estatal UTE ha lanzado la segunda licitación convocando interesados en la celebración de Contratos de Compraventa de Energía Eléctrica proveniente de centrales generadoras de fuente eólica a instalar en Uruguay.

La fecha de cierre del llamado es el próximo 23 de agosto, sin perjuicio de otras posibilidades concretas de ingreso al mercado por medio de la adquisición de proyectos ya adjudicados con anterioridad.

  • CENTROS DE CONVENCIONES Y PREDIOS FERIALES: En la ciudad de Punta del Este se encuentra previsto un centro de convenciones y predio ferial con capacidad para unas 3.000 personas, tratándose de una obra que va en línea con uno de los desafíos del país, que es romper con la estacionalidad tan marcada que tiene el turismo en Uruguay y extender la temporada. Dicho proyecto se realizará en un predio de propiedad de la Intendencia de Maldonado en “El Jagüel”. Para esta obra ya se realizó un llamado que fue ganado por un proyecto del arquitecto Carlos Ott y está en etapa de elaboración el llamado para la gestión del lugar.

También existe en la ciudad de Montevideo un proyecto para la construcción de estadio polideportivo, un centro de convenciones y un predio ferial.

INFRAESTRUCTURA SOCIAL

  • HOSPITALES: Se proyecta la construcción de al menos 2 grandes hospitales regionales en el interior del país.
  • CÁRCELES: Construcción y gestión de una cárcel en el área metropolitana de Montevideo con capacidad para 2.000 reclusos.  Se tratará de un centro de administración delegada en la construcción, el mantenimiento y algunos servicios como alimentación, lavandería y hotelería, quedando los servicios esenciales de seguridad y rehabilitación en manos del Estado.
  1. Inversiones en el sector privado

Destacamos entre las oportunidades de negocios en el ámbito privado:

  • Real Estate: desde hace algunos años el crecimiento de los desarrollos urbanos y de esparcimiento, como hotelería, fraccionamientos, centros comerciales, etc., han impulsado grandemente la economía en distintos puntos del país. Las zonas más relevantes han sido las áreas turística de Maldonado, Canelones, Montevideo, Colonia y centros del litoral del país (Paysandú, Salto, Mercedes).
  • Negocios agropecuarios y agroindustriales: la producción de materias primas y su industrialización siguen teniendo un lugar relevante en la producción del país. Por ejemplo en la forestación, industrias lácteas, etc.
  • Tecnologías y Biotecnologías, ligadas a desarrollo de software, aplicaciones tecnológicas, producción de embriones, etc.
  • Servicios de calidad para el exterior, localizados en enclaves especialmente diseñados para esta clase de actividades, tales como call centers, servicios financieros regionales, compañías de trading, logística, etc.
  • Centro de administración y gestión de negocios, para establecer la sede de holding o grupos internacionales que planifican, dirigen y administran sus distintas empresas en la región.
  • Energías Renovables, que se ampliaron notablemente en el país por medio de obras en curso en las modalidades de microgeneración, eólica, fotovoltaica y solar, con un objetivo de cubrir por lo menos 1500 MW en régimen antes del 2018. Existen proyectos, contratos PPA y empresas que requieren fondos para sus operaciones en este sector.