¿Cuál es el control de calidad de los productos que consumimos?

En el año 1992 se aprobó el Decreto número 141/992 relativo al control de calidad de los productos de consumo. A continuación desarrollaremos los aspectos más relevantes de dicha normativa.

I. Introducción

La Resolución número 10/1991 del Grupo Mercado Común (MERCOSUR) relativa a las normas para la rotulación de alimentos envasados determinó que todos aquellos productos que sean comercializados envasados entre los Estados Partes del MERCOSUR deben cumplir con ciertas exigencias respecto as u rotulación.

Por su parte, la Ley numero 16.226 en su articulo 216 dispuso que se considera que existe publicidad engañosa siempre que la normativa exija que ciertos productos cuenten con etiquetado al momento de su comercialización y estos no lo tengan.

Es así que el decreto numero 141/992 surge a los efectos de aprobar reglamentación a nivel  nacional que determine las exigencias que deben cumplir los productos destinados al consumo.

II. Disposiciones del Decreto número 141/992

En relación al etiquetado, el decreto dispone que todo importador, fraccionador o fabricante, de forma previa a entregar productos al consumo, deberá aplicar en el envase un rotulo. Dicho rotulo deberá contener, redactados en idioma español, en buen tamaño con realce y visibilidad, como mínimo lo siguiente: (a) nombre del producto; (b) origen del producto; (c) nombre y dirección del fabricante, importador o fraccionador identificando la razón social; (d) contenidos netos en cumplimiento de la regulación al respecto; (e) fecha de duración mínima en caso de corresponder; (f) lista de componentes o ingredientes en caso de productos alimenticios (salvo cuando sean alimentos con un solo ingrediente); (g) identificación del lote en caso de corresponder; (h) instrucciones de uso, en caso de corresponder y (i) las condiciones de almacenamiento en caso de corresponder.

La rotulación podrá contener cualquier otra indicación o representación gráfica siempre que no contradiga los requisitos mínimos anteriores. Cabe destacar que solo se podrá utilizar designaciones relativas a la calidad (tales como verificada, certificada o similares) cuando se trate de productos cuya conformidad con los reglamentos y demás normas aplicables, haya sido certificada por los organismos habilitados para tales efectos.

Lo anterior será de aplicación para cualquier productos, cualquiera sea su origen cuando se lo envase en ausencia del cliente, listo para ofrecerlo a los consumidores.

El decreto determina a texto expreso que  la falta de etiqueta o rótulo o de los datos requeridos así como las discordancias entre dichos datos y el contenido del producto será considerado publicidad engañosa.

Adicionalmente, el decreto establece tres prohibiciones:

a. Los productos rotulados no podrán describirse ni presentarse con rótulo que utilice vocablos, signos, denominaciones, símbolos, emblemas, ilustraciones u otras representaciones gráficas que puedan hacer que dicha información sea falsa, incorrecta, insuficiente o que pueda inducir a equívoco, error, confusión o engaño al consumidor en relación con la verdadera naturaleza, composición, procedencia, tipo, cantidad, calidad, duración, rendimiento o forma de uso del producto;

b. Los productos rotulados no podrán describirse ni presentarse con rótulo que atribuya efectos o propiedades que no posea o que no puedan demostrarse;

c. Los productos rotulados no podrán describirse ni presentarse con rótulo que destaque la ausencia de componentes que son intrínsecos o propios de alimentos o productos de igual naturaleza.

Adicionalmente, el decreto prevé que todo proveedor debe cumplir con las condiciones de almacenamiento y conservación que cada producto requiera.

            En relación a la fiscalización, los propietarios o representantes de las fábricas y comercios se encuentran obligados a permitir la inspección en todos los locales, almacenes, depósitos o dependencias del establecimiento, casa, fábrica o cualquier otra instalación que sea conexa, siempre que la autoridad competente necesite comprobar la estricta observancia de la ley o cuando se trate de la instrucción de investigaciones por infracción de la normativa. Además, deberán suministrar al personal inspectivo aquellos datos o antecedentes de investigación necesarios para el cumplimiento de sus cometidos, así como permitirles la extracción de muestras de los productos que se requieran.

III. Consideraciones finales

No cabe duda que es sumamente necesario que los consumidores cuenten con información, más aun cuando dicha información refiere a productos de consumo por parte de estos.

Este decreto establece desde hace años atrás, las normas que se deben tener en cuenta por parte de los fabricantes, fraccionadoras o importadores respecto del control de calidad de los productos y su importancia radica no solo en la posibilidad de informarase que tienen los consumidores gracias a ello, sino también en la necesidad de un control por ser un tema estrictamente relacionado con la salud de los individuos.