Acuerdos tributarios con Brasil y Estados Unidos: vigencia 2024

En enero de 2024 comenzarán a regir convenios tributarios que Uruguay ha firmado con dos países de alta relevancia comercial y de política exterior.

Ya hemos comentado en otra nota sobre la entrada en vigencia acuerdo para evitar la doble tributación con Brasil, cuyo objetivo es armonizar los sistemas fiscales de ambos países en cuanto a la tributación de las rentas y patrimonio.

El acuerdo establece que corresponde tributar por las rentas empresariales en el país en que reside la empresa, salvo que opere en el otro país por medio de un establecimiento permanente. En el caso de dividendos e intereses, los límites de gravabilidad establecidos en el acuerdo son superiores a las tasas aplicables en Uruguay, por lo que no se altera la situación actual para locales; y para los servicios técnicos, el tope se fija en 10% en lugar del 12% actual.

El mecanismo para evitar la doble tributación es el cláisico de esta clase de acuerdos internacionales: permite descontar el impuesto a la renta o al patrimonio generado por la renta o patrimonio en el otro estado, a condición de que la deducción no exceda el impuesto generado por la respectiva renta o patrimonio.

Tenemos que señalar además que internamente Brasil reforma la normativa de precios de transferencia, que elimina las normas propias (que fijaban por sectores de actividad márgenes específicos, y en general para la relación bilateral eran del 25% mínimo) en beneficio de la adopción del sistema general mundial alineado con las normas OCDE (determinar el margen en función de los precios basados en valores de mercado). Indirectamente, supondrá una mejora para empresas locales del mismo grupo que empresas vinculadas brasileras cuando pasen a establecer los margenes de precios de transferencia por criterios reales de mercado.

Finalmente, en el 2024 se aguarda la aprobación legislativa del acuerdo de intercambio de información tributaria con Estados Unidos, lo que una vez notificado a ese país y cumplido los procesos internos exigidos en el acuerdo, comenzará aplicarse 30 días después del último acto previo.